domingo, 23 de julio de 2017

Obras Literarias de Manuel Prieres

Manuel Prieres , nace en Cuba 1942 . Su primer cuento Relato en Rojo lo escribe en 1969 . Sale de Cuba hacia España en 1971 , finalmente se traslada a EU par...

EL ARBOL GRANADILLO EN LA EXISTENCIA DE VILLAGRANADILLO.


Trozo de madera "granadillo".

EL ARBOL GRANADILLO EN LA EXISTENCIA DE VILLAGRANADILLO.


Foto -árbol- google internet

EL ARBOL GRANADILLO

Por Manuel Prieres
(A propósito de la reclusión de "balseros" en la Base Naval Estadounidense de Guantánamo-Cuba en 1995).
El granadillo es un árbol leguminoso americano, de madera dura, roja y amarilla, muy estimada en ebanistería.
La entrada de la Bahía de Guantánamo a ambos lados al Este y al Oeste está poblada por millares y millares de este pequeño y recio árbol costero, dándose silvestre ahí desde tiempos inmemorables.
Por esta razón es que el Granadillo junto a la Jutía y a la Iguana encarnan esa porción sudoriental de la Isla de Cuba que es la Bahía de Guantánamo. Vasto territorio que un día Cristóbal Colón llamó "Puerto Grande", debiéndosele -justo es- a los ingleses conocérsele como un sitio altamente estratégico y ahí mismo es donde se encuentra enclavada hoy la Base Naval Estadounidense a partir de los acuerdos de 1903 entre la naciente república de Cuba y los Estados Unidos de Norte América, aunque para ser exactos ya los americanos habían pisado dichos charrascosos territorios desde la invasión de 1898 comandados por "Billy Hell" Mc Calla.
Como algo curioso e interesante este territorio donde crece silvestre el Arbol Granadillo nunca ha sido "cubanizado", ya que desde los indios Caribes (antropófagos) asentados a la fuerza a la entrada de la Bahía lo que hoy se conoce como "Punta de Pescadores", siempre traerían en jaque a los pacíficos Taínos y Siboneyes; siguiendo asimismo con la llegada de Colón, Velázquez, Narváez y tantos colonizadores españoles más, junto a la ingente penetración -por esos tiempos- de culturas e influencias digamos "a la cañona" de colonos franceses huidos de la revolución haitiana, o por los haitianos escapados a su vez de los propios franceses, por los chinos huidos desde la distante Península de la Florida, así como los ingleses al mando del almirante Vermont, junto a los piratas y corsarios donde el temible Naún -asentado en "Puerto Escondido"- iba a la cabeza; finalmente los españoles enfrentándose a los mambises por un lado y los americanos invadiendo en 1898 por otro.
No obstante el tiempo en su lento pero inexorable paso recoge todo un cúmulo de hechos y circunstancias que revisten a dicho territorio de algo digno de interés y estudio en el apretado contexto de la historia. Partiendo de la propia mitología aborigen vemos los enfrentamientos entre los caciques Guayo (siboney) y Mayabí (caribe) donde finalmente el siboney vencía al caribe invasor arrinconándolo en una cueva para por último perdonarle la vida. Un Cristóbal Colón llegando en 1494 por lo que hoy se conoce como "Fisherman Point", maravillándose ante la exuberancia y belleza de la Bahía nombrándole "Puerto Grande" al tiempo que los nativos Taínos le ofrecían solícitos jutías y pescados asados. Y qué decir del paso arrollador de Diego Velázquez haciendo alarde de su fuerza militar, su voracidad de tierras y crueldad contra los Taínos nativos. Más tarde la incursión militar inglesa al mando del general Wentworth en julio de 1741 por la Ensenada de Joa con intenciones de dirigirse hacia Santiago de Cuba a 140 kilómetros, pero las enfermedades tropicales se cebarían entre sus hombres obligándoles a retirarse y dejando a su paso el primer cementerio inglés en territorio de la Bahía donde crece silvestre el Arbol Granadillo conocido como "Cayo Hospital" y donde sería enterrado un militar de alta graduación nombrado E.N. Harrison, el primer muerto inglés en Guantánamo; en fin, esa misma Bahía testigo silente de hechos esculpidos para siempre en sus tierras salinas y charrascosas como la primera acción militar en la llamada "Guerra del 95" en un sitio cercano a la Bahía conocido como "El Fortín de Jatibonico" donde probarían su temple guerrero los insurrectos Enrique Tudela y Arcil Duvergel; y más reciente aún cuando las fuerzas guerrilleras de Raúl Castro en un paraje conocido como "La Sombrilla" secuestraban a 29 marines USA (1958) a menos de un kilómetro de la Bahía, marcando así un precedente histórico en cuanto a secuestro internacional de tiempos modernos se refiere.
Y qué decir de la ya interminable historia de tensiones y confrontaciones fronterizas entre castrisas y marines a lo largo de cinco décadas en Guantánamo, cuya máxima expresión ha resultado el dramático éxodo de cubanos escapados por la zona fronteriza con saldo hasta la fecha de más de 15,000 sobrevivientes llegados a la Base Americana (etapa antes de los balseros) , pero también de más de un millar de infelices quedados o desaparecidos en las aguas infectadas de tiburones, patrulleras artilladas o despedazados en los campos minados. Todo un record si lo comparásemos con el "Muro de Berlín" cuya extensión es la misma de la cerca Peerles en la Bahía de Guantánamo (45 kilómetros) y en toda su historia de haber estado erigido no murieron más de un centenar de alemanes.
Por todo esto y mucho más, sugiero, anhelo, y arrimo mi hombro a la idea -posiblemente peregrina para muchos- de construir una Villa simbólica en el lado Este a la entrada de la Bahía entre el obelisco a Cristóbal Colón y las ruinas del fortín español "El Cuzco", que lleve por nombre Villa Granadillo en reconocimiento al famoso árbol de marras testigo silente de tantos hechos y levantada con sus propias maderas.
Villa Granadillo: primer burgo cubano dentro de las 45 millas cuadradas para disfrute de los que un día lo visitaren atraídos por la deliciosa mezcla de melancolía-curiosidad.
Granadillo Village: símbolo de la cubanización dentro del territorio vedado; instrumento para echar a volar el acervo cultural e histórico junto a sus 7 parajes y monumentos dentro de las apretadas 45 millas cuadradas; férreo valladar listo a detener a forasteros y merodeadores nacionales llegados con no claras intenciones ayer como hoy mismo.

sábado, 22 de julio de 2017

illagranadillo: Part II -GUANTANAMO BAY. UNA SERIE.

unes, 26 de diciembre de 2011

Villagranadillo: Part II -GUANTANAMO BAY. UNA SERIE.


SEGUNDO DE UNA SERIE

(GUANTANAMO BAY: eterno apeadero histórico para transeúntes y forasteros)
LOS 104 AÑOS DE PRESENCIA AMERICANA EN GUANTANAMO BAY

por Manuel Prieres

Con el paso de los años, la Base Naval de Guantánamo habrá de mantener su inalterable función inicial: la de mantenimiento de sus unidades de guerra atracadas en dicha Base, así como la de entrenamiento al personal que opera los barcos de la Flota del Atlántico.

Pero lo más interesante resulta el sitio escogido: la Bahía de Guantánamo, para que se tenga una idea de sus fabulosas condiciones naturales, digamos lo siguiente: tiene gran calado, solamente bastare salir 5 minutos mar afuera, y ya se puede maniobrar. Sus costas tienen forma de estrechos dedos que vienen a ser como cavernas protectoras para los muelles que se habrían de construir más adelante. El clima seco casi todo el año. Y un anillo montañoso rodea en su totalidad la Base, haciendo de "cortinas rompe vientos" que frenan y desintegran las tormentas y ciclones. En Guantánamo hay un dicho que reza: "A la Base no entran los ciclones, pero el día que entre uno: ¡Acaba!"

El gobierno de los Estados Unidos ha invertido en la Base Naval de Guantánamo varios centenares de millones de dólares para el mantenimiento de la Armada y estadía del personal de la Base. Así como otra cantidad similar más para el mantenimiento de la Navy , en cuanto al carácter militar se refiere.

En un momento dado, por la década de los 1960s, un total de 4,000 cubanos residentes en la ciudad de Guantánamo ( a 16 kilómetros) y el poblado de Caimanera (en frente) habrían de trabajar en la Base Naval americana. Esto representaba -por aquella época- para el gobierno cubano un total de 10,000,000 de dólares en ingresos. Sin embargo, iniciada la década de los años 1980s los cubanos trabajando en la Base Naval americana no pasaban de un centenar.

Un ex-marine quien estuvo destacado en la Base Naval de Guantánamo por los años sesenta, confesaba: "Mi vida en la Base era monótona y aburrida. Allí sólo se podía cazar, pescar y tomar mucha cerveza". Otro testimonio es el de Carlos Valle, un cubano -residente en Guantánamo- quien trabajó por muchos años en la Base, explicaba: "Después de la Segunda Guerra Mundial, en la Base no había nada que hacer y los soldados se hartaban. Entonces se me ocurrió conseguir caballos viejos, cruzarlos por un lado de la cerca que estaba rota, y alquilárselos a los marines. Ellos se mataban por montar aquellos pencos".

Realmente la vida en cualquier instalación militar comúnmente resulta bastante espartana. En elcaso de la Base Naval de Guantánamo, si bien es cierto que el personal en sus días "francos" podía saltar hasta Puerto Príncipe (Haití) o Kingston (Jamaica) y a veces hasta Puerto Rico, la verdad, monda y lironda, era que los poblados de Boquerón y Caimanera así como la ciudad de Guantánamo resultaban los lugares preferidos y más frecuentados por los marines.

Las visitas a territorio cubano se mantendrían hasta mediados de 1958 cuando un grupo de guerrilleros del Segundo Frente "Frank País", comandado por Raúl Castro, secuestró un ómnibus procedente de la Base Naval que trasladaba marines en sus días francos desde Guantánamo. Los marines fueron mantenidos como prisioneros por unos días, y como consecuencia a dicho incidente, hubo de cesar las visitas de los americanos a territorio cubano hasta el día de hoy.

El 3 de enero de 1961 el gobierno de Estados Unidos rompe sus relaciones diplomáticas con Cuba. Y se inicia una era de antagonismos y confrontaciones entre Cuba y EE.UU. Uno de ellos, tiempo después y muy espectacular, cuando el incidente en que Fidel Castro ordenaba que fuera cerrada la llave maestra de la Planta en el río Yateritas, (a sólo 4 millas) que suministraba agua potable a la Base Naval desde territorio cubano. Los americanos por unos días se quedaron sin agua; teniéndose, a partir de entonces, primero, a modo de emergencia, que transportar el agua en grandes tanques desde San Thomas y Puerto Rico; y después, finalmente, construirse a toda prisa una Planta para desalitrar el agua de mar.

A través de los años, exáctamente hasta los primeros meses de 1958, para los cubanos la Instalación Militar Norteamericana en Guantánamo era esto: trabajadores cubanos procedentes de Guantánamo, Caimanera y Boquerón... viajando diariamente a la Base, y otros quedándose para regresar a casa los fines de semana. Cuatro religiosos católicos (dos hermanos de La Salle, y dos sacerdotes de la orden de los Paules) viajaban a la Base los sábados para oficiar misas y enseñar catecismo a la comunidad católica de la Base. Y los marines -como contrapartida- en sus días francos visitando el territorio cubano para dilapidar sus pagas en diferentes actividades, algunas de mucho colorido como aquella de rentar caballos y pasarse el santo día correteando por las pavimentadas y rectas calles de Guantánamo.

A finales de la década de 1950 comenzó a operar en la Base una corporación civil denominada The Snnear con el cometido, entre otras cosas, de llevar el fluido eléctrico a la Base desde una Planta termo-eléctrica situada en las cercanías de Santiago de Cuba en un lugar conocido como Renté. Este proyecto se habría de quedar a mitad del camino como consecuencia del arribo al poder de los guerrilleros castristas en 1959 a pesar de que el tendido eléctrico casi llegaba a su destino.

Asimismo no se logró llevar a cabo el ambicioso proyecto por parte de los cubanos de suministrar leche fresca y demás productos lácteos a la población de la Base, desde un complejo lechero que ya funcionaba en la zona de San Antonio del Sur propiedad del entonces legislador cubano Navarrete.

En las celebraciones del 4 de julio: se trasladaba un equipo de baseball procedente de Guantánamo para medirse con el equipo de la Base Naval. También encuentros boxísticos entre cubanos y americanos se celebraban, incluyendo aquella ocasión muy especial en que un espigado rubio yanqui midió guantes con el que más tarde alcanzaría ser el famoso "Kid Gavilán" (de este encuentro se hablaba mucho en el parque de la ciudad de Guantánamo, aunque para ser honestos no se ha podido confirmar totalmente; de manera que lo dejamos a la interpretación de cada quien). como, por otro lado, en los meses estivales de julio y agosto, cuando las celebraciones carnavalescas de Santiago de Cuba y Guantánamo, "los de la Base" se daban cita en las verbenas callejeras para arrollar al compás de los ritmos exóticos de las congas del cocollé (Santiago de Cuba) y de bobito y negro fino (Guantánamo). Beber cervezas, comer comidas típicas cubanas-orientales y algún que otro lance tarifado con las chicas casquivanas (limpias, perfumadas y bien plantadas) de la zona de tolerancia "El Mantecaero".

La espectacular acción de Raúl Castro de secuestrar marines procedentes de la Base Naval (hecho que marcaría precedente en lo que con el tiempo ha devenido en el "secuestro político": arma por excelencia del terrorismo global), rompería definitivamente las relaciones sostenidas entre cubanos guantanameros y americanos por tantos años.

Presencia de los americanos en Guantánamo:

EN EL AÑO de 1953, el almirante de la U.S. Navy, Marion Emerson Murphy, publicó un importante y valioso libro titulado The History of Guantanamo Bay en el que consigna lo siguiente en los primeros capítulos:

En la costa sur de Cuba, en una isla conocida románticamente como "La Perla de las Antilla", se encuentra una de las más importantes bahías del mundo.

Históricamente Guantánamo (bahía) fue descubierta por Cristóbal Colón, cuando en su segundo viaje a la isla de Cuba entró por la bahía de Guantánamo la noche del 30 de abril de 1494, según asevera el escritor Washington Irving. Colón desembarcaría en lo que hoy es conocido como Fisherman's Point (Punta de Pescadores), y bautizando él la bahía como "Puerto Grande".

En tiempos de la presencia española, la bahía de Guantánamo se habría de convertir en guarida de piratas y aventureros que asolaban el Caribe por aquel entonces, entre los más renombrados estaban Naum, Sores y el sanguinario Rosillo, quienes habrían de convertir una pequeña y escondida Ensenada, conocida hoy como Puerto Escondido, en su guarida protectora y desde donde partían para realizar sus fechorías, atacando inmisericordes a pequeños e inofensivos barcos que pasaban cerca de las costas cubanas. También el famoso pirata Rosario que usaba como guarida central a New Orleans, en Guantánamo tenía otro refugio más adentrado precisamente en las márgenes del río Guantánamo, que como es conocido desemboca en la propia bahía de Guantánamo.

En otros tiempos, la bahía de Guantánamo sería usada como un paraíso para barcos en misiones pacíficas. Hervey, en su Naval History of Great Britain (1779) describe la bahía de Guantánamo como "un gran y seguro paraíso protector para las embarcaciones azotadas por tormentas y huracanes tan frecuentes".

El año 1741 encuentra a la Gran Bretaña y España enfrascados en una guerra en el Nuevo Mundo. La bahía de Guantánamo habría de resultar un escenario, breve pero intenso, en el contexto de una contienda bélica.

En marzo de 1741, el vice Almirante Edward Vernon. comandando la escuadra inglesa de las West Indies, reforzada con más barcos que transportaban alrededor de 15,000 tropas, se preparaba para atacar a Cartagena (Colombia). Sin embargo, la expedición inglesa a Cartagena habría de ser desechada debido a que gran cantidad de las tropas contrajeron enfermedades tropicales diezmándose así considerablemente las fuerzas expedicionarias.

Ingleses en Guantánamo Bay:

Entonces los ingleses -recoge en su libro Marion Emerson Murphy- continuaron su guerra contra España en otra de sus colonias:Cuba. Escogiéndose específicamente la zona más oriental de Santiago de Cuba, seleccionada como el próximo objetivo. El comandante (después Almirante) Forrest Sherman, de la U.S. Navy, escribió por aquella época un artículo que decía: "Vernon partió desde Port Royal (Jamaica) sobre el 1 de julio en su barco insignia Boyne, de 80 cañones, 8 barcos en línea, barcos intermedios, 8 fragatas y algunos transportes pesados llevando 3,400 tropas, bajo las órdenes del general Wentworth".

Arribando la flota inglesa a la Bahía de Guantánamo sobre el 18 de julio de 1741. Ordenándose inmediatamente un reconocimiento físico que arrojaría la convicción de que la región estaba totalmente sin defensa. en esa época los ingleses conocían la bahía como "Walthenham Harbor", pero a partir de entonces Vernon comenzaría a llamarla "Cumberland Harbor" (tierra difícil).

El general Wentworth, despues del desembarco, llegó junto a sus tropas hasta Santa Catalina (hoy ciudad de Guantánamo) y se dispuso rápidamente a organizar a sus soldados con el propósito de marchar hacia Santiago de Cuba a 140 kilómetros de distancia. Sin embargo, se detuvo bastante tiempo en la pequeña villa Santa Catalina, para finalmente levantar el campamento y dirigirse a Santiago. Pero ocurrió algo que evitó pudieran realizar sus planes, pues enfermedades tropicales se cebaron en los organismos de los soldados (fiebres, disenterías). La operación finalmente fue desechada, determinando su regreso.

Por este fracaso militar inglés, el almirante Vernon criticó acremente a Wentworth, acusándole de haber exhibido poco espíritu de lucha e iniciativa frente a la adversidad. Naciendo, a partir de entonces, una insalvable enemistad personal entre ambos militares ingleses.

A raíz del fracaso militar de Wentworth, años después cuando la Guerra Hispano-cubanoamericana, el general americano Shafter aprendió de la experiencia negativa de los ingleses, decidiendo marchar rápidamente con sus rangers en territorio cubano y evitar así que las enfermedades tropicales se cebasen en sus tropas expedicionarias.

Continuará...

Nota: este trabajo ha sido tomado del libro Senderos de Rocío y Sal : autor MANUEL PRIERES. Senderos de Rocío y Sal es la obra más completa sobre la historia de la Bahía de Guantánamo desde siempre. 

GUANTANAMO BAY: eterno apeadero histórico para transeúntes y forasteros

omingo, 25 de diciembre de 2011

VILLAGRANADILLO: HISTORIA DE GUANTANAMO BAY CON LA BASE USA. VARIOS ARTICULOS.


GUANTANAMO BAY: eterno apeadero histórico para transeúntes y forasteros
Por Manuel Prieres

PRIMERO DE UNA SERIE

El Instituto al patrocinar esta Serie de investigación histórica, les invita a su lectura, estudio y reflexión.


(LA BAHIA DE GUANTANAMO nunca ha sido cubanizada hasta la fecha).

ENCLAVADA en una espaciosa Bahía en la parte sudoriental de la isla de Cuba (que lleva el nombre de Bahía de Guantánamo) se encuentra la Base Naval Norteamericana. Cuarenta y cinco millas cuadradas de estribaciones, llanos salitrosos y kilómetros de cerca Peerles. Un estratégico territorio de acuerdo al tratado cubano-americano en 1903, donde este último pagaría una renta anual de $2,000.00 dólares en oro a la República de Cuba.

La Base Naval de Guantánamo pudiera describirse de la siguiente manera: Dos porciones de tierra de unas 45 millas cuadradas al sudeste y suroeste de la Bahía de Guantánamo. El lado Este resulta el más poblado de edificaciones, facilidades militares, instalaciones portuarias; así como el Aeródromo Mc Calla, partiendo del Windward Point, bordeando la costa y situado en un promontorio conocido como Mc Calla Hill.

Ahí, en el lado Este, también están los enormes hangares del Main Gate, la comisaría de la Navy, el CPO Club, el Club de oficiales, y más retiradas las numerosas barracas del Cuartel General del Marine Corps. Después, a continuación, nace una Ensenada de grandes proporciones salpicada por decenas de islotes que van a dar a la misma línea fronteriza demarcada por el pequeño poblado de Boquerón en territorio cubano.

Asimismo, el Oeste de la Base viene a componer la cuarta parte del territorio total de la instalación militar norteamericana. Despoblado en su totalidad, no asi donde se halla enclavado el aeródromo más importante y grande: el Carter Airfield (también conocido como "Tres Piedras"). A esto añadasele la línea fronteriza más extensa para patrullarse en jeeps por un terraplén que marcha paralelo a la famosa cerca de Peerles de unos 6 pies de alto. Terreno costero donde prolifera el Marabú, el Coral, los mosquitos y jejenes; venados, puercos y bueyes salvajes, así como los árboles que crecen silvestres la hatía y el granadillo tan codiciados por el Departamento de Mantenimiento de la Base.

Para explicar la presencia estadounidense en Guantánamo, habrá que empezar por hablar un poco de la Bahía de Guantánamo donde se encuentra enclavada la Instalación Militar Norteamericana. De manera, pues, que remontémonos en el pasado cuando Cristóbal Colón, en su segundo viaje a Cuba, decidió hacer su entrada por una imponente Bahía que llamó "Puerto Grande" (hoy Bahía de Guantánamo) donde según los historiadores comió peces asados y Jutías que les servían solícitos los indígenas de la comarca.

Cierto que los españoles, a pesar de las ventajas de la Bahía, no le prestaron la suficiente atención como para llegar a poblarla. Y tuvo que ser el Almirante inglés Vernon que, a la sazón de la guerra librada entre España e Inglaterra, al desembarcar con 5,000 soldados en la Bahía, y al descubrir éste sus magníficas condiciones estratégicas, decidió poblarla fundando el pequeño caserío que llamó Cumbarland ("tierra difícil") y la que hoy es la ciudad de Guantánamo.

La historia nos enseña que la Bahía de Guantánamo, además de ser sitio de permanencia para los aborígenes Taínos, españoles e ingleses; también fue lugar de tránsito para piratas y bucaneros que asolaban por aquel entonces el Caribe.

La mitología aborigen recoge la lucha de Taínos y Siboneyes contra los usurpadores indios Caribes hechos fuertes a la entrada de la Bahía de Guantánamo, aterrorizando la región con sus prácticas de canibalismo y saqueo. Los encarnizados enfrentamientos seguirían hasta que finalmente el cacique Siboney , "Guayo", arrinconaba al cabecilla Caribe, "Mayabí", en unas cuevas entre los acantilados a la entrada de la Bahía, derrotándolo y perdonándole finalmente la vida.

También la Bahía de Guantánamo sitio de desembarco de centenares de colonos franceses y nativos que huían de la revolución haitiana lidereada por el excochero Toussaint Louverture.

De manera que no sería hasta junio de 1898 que los norteamericanos, bajo lar órdenes del almirante W.T. Sampson, comandando el U.S. Atlantic Fleet, hicieran acto de presencia en Guantánamo por primera vez.

Todo empezaría con el inicio de la Guerra Hispanoamericana (que para ser justos se debió llamar "Cubano-hispanoamericana") a raíz de la explosión del acorazado Maine atracado en La Habana. Los Estados Unidos de Norteamerica entraban en guerra contra España. El New York World, rotativo newyorkino de la época, meses antes había publicado un fogoso editorial que decía" En Cuba, sangre en las calles, sangre en los campos, sangre en los escalones de las casas, sangre, sangre..." Y se preguntaba finalmente: "¿No habrá manera de detener esto?"

La explosión del Maine y la declaración de guerra a España por los Estados Unidos, daba respuesta a las interrogantes del New York World: "¿Cómo parar esto?"

Y los americanos desembarcaban en zafarrancho de combate precisamente por la Bahía de Guantánamo.

Las primeras tropas norteamericanas en Guantánamo fueron 900 infantes de marina que componían parte de cuatro de las seis compañias que habían abordado el transporte Panther, en Key West, días antes.

Al frente de la expedición de desembarco iba el capitán "Billy Hell" Mc Calla, seleccionando a Fisherman's Point (Playa de Pescadores) como punto de primer contacto. Los marines desembarcados se pasarían el primer día en tierra cubana excavando trincheras para defender la cabeza de playa tomada ante la eventualidad de un ataque español de gran envergadura con tropas provenientes de Caimanera, El Cuzco y Cayo Toro. Era el 10 de junio de 1898.

En la mañana del 12 de junio, las dos compañías que quedaban en el Panther también desembarcaban para unirse a las que ya permanecían en suelo firme, y de esta manera comenzar la marcha hacia tierra adentro. Había comenzado la invasión, en donde las dos primeras bajas norteamericanas resultaron ser los infantes de Marina William Dumphy y James Mc Colgan.

Las operaciones militares estadounidenses en la Bahía de Guantánamo podrían relatarse en la forma siguiente:

Los marines vistiendo nuevos uniformes de campaña y empuñando los novísimos rifles Lee, pisaban las arenas de "Playa de Pescadores" y de inmediato recibían el bautismo de fuego de las tropas españolas junto a un nutrido grupo de "Prácticos" (Guerrilleros) cubanos unidos a los españoles y que, paradójicamente, eran los que más "guerra" les daban a los invasores por ser muy conocedores de la zona costera.

Los marines iban dirigidos por el capitán "Billy Hell" Mc Calla; el mayor Henry Clay Cochrane y el coronel Robert W. Huntington. Todos bajo el mando único del almirante W.T. Sampson.

Los primeros momentos del desembarco para los americanos resultaron terriblemente duros y costosos. Desconocedores del terreno que pisaban, producía gran desconcierto en la tropa. No se sabía hacia dónde ni a quien disparar, mientras que el enemigo, por su parte, conocedor del territorio y bien atrincherado, producía grandes estragos a los invasores en los primeros momentos de la lucha.

Durante la primera noche de combate los marines realizaron cerca de 30,000 a 40,000 rounds (disparos) hacia un enemigo invisible. Los avituallamientos para la tropa tardaban en bajarse de los barcos, mientras los españoles y los "Prácticos" cubanos hacían certero fuego desde las estribaciones de la cercana colina. En un instante en que el mayor Cochrane logró llegar hasta un cercano promontorio, comprobó alarmado cómo sus fuerzas repartidas en tres flancos, estaban totalmente rodeadas por el enemigo. Por otro lado al coronel Huntington se lo había tragado la tierra; al tiempo que el pavor y el desconcierto iba apoderándose de la tropa.

Y vino lo esperado: se producían las primeras dos bajas entre los marines en tierra cubana.

Al mismo tiempo no existía mucha comunicación entre los oficiales Huntington y Cochrane debido a viejas rencillas personales. Huntington había ido a la invasión enfermo por unas fiebres que no lo abandonaban; por su parte Cochrane era muy impulsivo que en ocasiones lo llevaban a caer en actos irresponsables. Pero gracias a la intervención de Mc Calla se logró finalmente echar a un lado las pequeñeces humanas y dirigir la guerra en la forma profesional como era el deber de ellos. Tenían la responsabilidad de demasiadas vidas.

Los batallones se organizaron por escuadras. La artillería se colocó en el centro y se continuó la lucha como mejor podía hacerlo. Pero como la vegetación costera era muy cerrada, los "Prácticos" lograban agazaparse muy cerca de los marines y le provocaban numerosas bajas con certeros disparos al estilo franco-tirador.

Durante la primera noche entre las fuerzas invasoras reinaba el caos. Al extremo que Cochrane, patrullando siempre las líneas de avanzada, observaba contrariado cómo muchos oficiales habían abandonado sus puestos de mando y regresaban a la zona de desembarco en la playa. Esto le produjo tanta soberbia, que empuñando su pistola Colt de reglamento dirigió un escuadrón que encontró sin jefe y lo hizo avanzar temerariamente hacia las posiciones enemigas.

El marine Frank Keeler narra sus experiencias de aquellas terribles primeras 24 horas en tierra cubana: "Esa primera noche, no había estado siquiera 15 minutos en mi posta, cuando el enemigo abrió fuego graneado contra nosotros, manteniéndolo así por espacio de una hora. Nosotros devolvimos el fuego lo mejor que pudimos. Ellos nos tenían localizados; mientras que se ocultaban a buen recaudo entre los arbustos y los charrascos de la zona."

Stephen Crane, otro marine, narra cómo era la situación el día del desembarco: "Una avalancha salvaje de enemigos nos atacó desde que pusimos el pie en la playa. En mi caso, a pesar del horror de la guerra, logré sacar fuerzas y valor para cumplir con mi misión de soldado, a pesar que el escenario de la guerra era un infierno producido por las miles de bocas de los fusiles disparando; el cañoneo del enemigo junto al nuestro de las fragatas en la Bahía, las pistolas Colts automáticas roncando a nuestro derredor, y las balas de los Mausers acercándose por los aires más y más a nuestras cabezas. Esa misma noche los "Prácticos" encontraron un flanco nuestro debilitado y por ahí mismo nos entraron haciéndonos retroceder hacia la playa."

"Cuando amaneció -sigue narrando Crane- percibimos cómo que si las cosas para nosotros mejoraban un tanto. Nos reagrupábamos con más celeridad; estábamos mejor orientados en cuanto a nuestras posiciones con relación a las del enemigo; nuestro fuego era mejor dirigido, junto a la inmensa ayuda del cañoneo de nuestros barcos. Al mismo tiempo, nos comunicábamos con ellos (los de las naves) por medio de luces de linternas. Desde el Marblehead se nos envió una bandera que izamos de inmediato en un mástil rudimentario que levantamos. La presencia de nuestra insignia patria, unido a los constantes pitazos de nuestros buques de guerra en la Bahía, nos levantó la moral considerablemente después de un comienzo desastroso. Mientras que hasta nosotros llegaba la información que el alto mando estaba reunido en el buque insignia New York con el almirante Sampson, quien finalmente ordenaba a sus oficiales, el capitán John W. Phillips del Texas, el mayor Mc Calla y otros, a marchar hacia el oeste de la playa del Este de la Bahía Guantánamo con todas sus fuerzas, (a esas alturas más recobradas y organizadas), las cuales -según el propio Mc Calla- ahora sí estaban en disposición de comenzar el avance hacia el Cuzco y cortar los suministros de agua a los españoles..."

Al mismo tiempo, el 13 de junio, Enrique Thomas, teniente coronel del ejército Mambí, junto a un centenar de sus más aguerridos hombres, traspasaba las líneas españolas pudiendo llegar providencialmente hasta "Playa de Pescadores" e incorporarse a las fuerzas norteamericanas. Iniciándose inmediatamente una encarnizada batalla en las inmediaciones de la Bahía de Guantánamo, donde los españoles resistían tenazmente. No obstante, y a pesar de la fuerte resistencia española, el 14 de junio, temprano en la mañana, se iniciaba el avance aliado sobre El Cuzco (el Fortín español más importante y estratégico en la Bahía de Guantánamo). Los capitanes americanos Mc Calla y George Elliot (de 51 años) y el teniente coronel cubano Enrique Thomas lanzaban sus tropas al combate, mientras el US Dolphin, fondeado en la espaciosa Bahía, producía también un sistemático cañoneo contra las posiciones españolas en tierra. Siete horas habría de durar la encarnizada batalla, que al finalizar podíanse divisar a los españoles marchando lentamente en retirada y dejando atrás 58 muertos y 15 prisioneros...

Como consecuencia a la ofensiva aliada, ya para finales de junio de 1898 la Bahía de Guantánamo estaba virtualmente tomada por las fuerzas cubano-norteamericanas, que de inmediato se aprestaban también para el sitio de la Villa Guantánamo a l6 kilómetros de distancia de la Bahía. Localidad ésta donde se hallaban acantonados 7,000 efectivos españoles que intentaban darle apoyo a la ciudad de Santiago de Cuba, situada a unos 130 kilómetros de Guantánamo. Sin embargo, esto no se llegaría a materializar por parte de las fuerzas españolas, pues en los primeros días del mes de julio, 17,000 infantes de Marina desembarcaban en las inmediaciones de Santiago de Cuba para librar las históricas batallas de El Caney y La Toma de San Juan. Como consecuencia a esta otra operación militar, la Flota española atracada en el Puerto de Santiago de Cuba y comandada por el almirante Cervera, era totalmente destruída por la flota norteamericana bajo las órdenes del también almirante Shafter.

La suerte estaba echada para las fuerzas de la Metrópolis, y el 17 de julio de 1898 Santiago de Cuba capitulaba. A todas éstas los 7,000 soldados españoles cercados en Guantánamo jamás llegarían a tiempo para socorrer a sus compañeros de Santiago de Cuba. El sitio a Guantánamo por parte de las fuerzas cubano-norteamericanas lo había impedido.

FIN

TREN CAÑERO SECUESTRADO EN LA BAHIA DE GUANTANAMO -1968

martes, 19 de mayo de 2009

TREN CAÑERO SECUESTRADO EN LA BAHIA DE GUANTANAMO -1968

Recreación del Tren Cañero secuestrado.
Foto Google Internet
Puerto de Boquerón-Bahía de Guantánamo
escenario por donde se escaparon los que
secuestraron el Tren Cañero (Cuba-1968) 

Juan José, "La Araña", y su tío Conrado Vázquez (derecha)
sostienen un retrato de Conradito, hijo de éste muerto 
en la acción de fuga
Foto de familia

Conrado Vázquez, uno de los líderes del secuestro. Foto de familia

EL TREN SECUESTRADO EN LA
BAHIA DE GUANTANAMO-1968
Por Ismael Lorenzo
Para la Revista EXITO

Desde la medianoche, en los cañaverales cercanos al central Cecilia, esperaban el tren para Boquerón (Bahía de Guantánamo), de horario secreto. Una semana antes habían aguardado en vano. Hoy era 24 de febrero de 1968. La frialdad de la madrugada empezaba a entumecerlos cuando, alrededor de las cuatro, oyeron el ruido de la locomotora y los vagones cargados de azucar.

El tren se detuvo en espera de vía libre. Cuando arrancaba ya de nuevo, José Vásquez, mecánico de diesel pero ahora en uniforme verde olivo, y su hermano Conrado, retranquero ferroviario, corrieron hacia la locomotora gritando que había en los vagones un infiltrado queriendo escapar a la base naval USA. El maquinista detuvo el convoy de inmediato, y José y Conrado subieron y encañonaron a la dotación.

Unas semanas antes, en complicidad con otro hermano, habían asaltado una unidad militar y se apoderaron de tres AKM, varias pistolas, y municiones. Esta acción le costó una sentencia de 25 años al hermano de ellos que servía como recluta. Nunca la terminó; lo mataron misteriosamente en prisión.

Seis complotados más, también armados, saltaron dentro de la locomotora. Entre ellos, un hijo de José, de 20 años, y dos de Conrado.

Mientras José ponía en marcha el tren, otros de los que también habían subido, saltando de vagón en vagón, llegaron al ultimo, donde uno de los empleados, notando que algo andaba mal, se había tirado a tierra y dirigido al ingenio.

A media milla de camino, cinco mujeres y más de media docena de hombres abordaron el tren a los gritos de “¡Viva la revolución!”, “¡Vamos a cortar caña!”. El tren siguió a toda velocidad hacia Boquerón. Al pasar una garita militar, uno de los complotados, en uniforme, saludó militarmente, y el guardia respondió. Cuando en una segunda posta el guardia contestó el saludo, el complotado, sin vacilar, le hizo un gesto obsceno. Allí comenzaron los tiros.

La próxima posta comenzó a disparar cuando tuvo el tren a la vista. Amanecía. Poco antes de la siete de la mañana el convoy se acercó a las salina. A unos 200 metros de la cerca de la base.

Una vez llegado el tren de la salina. Conrado quiso que su hermano lo detuviera, pues si bien la distancia era un poco mayor, no había guardia. José dijo que no, pues quería detener el tren más adelante, donde había otra posta, pero a solo 50 metros de la cerca.

El tren continuo cuesta arriba mientras los dos hermanos proseguían su acalorada discusion, hasta que José se decidió por un término medio y detuvo él el convoy.

Frente a ellos había un centinela a quien José le tiró con su AKM. El soldado, quien acababa de quitarse una bota, salió corriendo. Sus pies, en la penumbra del amanecer, se veían uno negro, con la otra bota, y uno blanco, descalzo.

Juan José Vázquez, “La Araña”, hijo de José, había saltado del tren en un manglar, enterrándose en el fango hasta las rodillas. Las cinco mujeres también se habían tirado. El viejo José les gritó que lo siguieran y, caminando por el borde de la línea férrea, llegó a suelo firme y comenzó a correr hacia la base USA.

Conrado no siguió el camino de su hermano sino que se lanzó directamente a través de los manglares con sus dos hijos. “La Araña” lo siguió con lentitud para la ocasión, él que había ganado su apodo porque en los juegos de béisbol decían que corría con tanta velocidad que parecía tener ocho patas.

Un guardia fronterizo salió de entre los mangles inesperadamente frente a Conrado, pero retrocedió atemorizado sin disparar cuando éste sacó el machete. Desde a pie de la cuesta los soldados castristas comenzaron a disparar. Conrado cogió hacia la izquierda con uno de sus hijos. El otro, Conradito, cayó empapado en sangre. Su primo “La Araña” se hallaba a unos 25 metros de la cerca y oía a los marines que le gritaban “ jump, jump”.

La “Araña” corrió a auxiliar a Conradito. En ese momento sintió un dolor en el muslo izquierdo; una bala lo había atravesado. Los fronterizos que disparaban desde abajo subieron a capturarlo.

El sol comenzaba a salir con toda su fuerza. Los marines disparaban sus armas; lo hicieron por largo tiempo, en espera de que algunos de los que hubieran quedado escondidos entre los mangles pudieran llegar hasta le cerca de peerles USA, según le contraron otros capturados a “La Araña” al encontrarse después en la Prisión de Boniato. Cinco fueron a parar allí, condenados a 10 años de cárcel; uno murió, Conradito Vásquez.

Quince consiguieron asilarse, entre ellos las cinco mujeres y los indómitos jefes de la acción, José y Conrado, quien recibió en el estómago un balazo pero que no le impidió saltar la cerca.

Luego de seis años de prisión, en 1974 Juan José, “La Araña”, quien se había acogido a los planes de rehabilitación y era menos vigilado, fue hasta la localidad de Yateras, al oeste de la base, y de ahí Salió con un amigo en auto. Se lanzaron del vehículo y, caminando toda la noche, atravesaron un campo minado y siete cercas que los separaban de la base USA, donde por fin esta vez “La Araña” sí pudo llegar. ◙

viernes, 21 de julio de 2017

NUESTRA HEROINA DENTRO DE CUBA UNA VEZ MAS CONFRONTA, BE SAFE AMIGA

NUESTRA HEROINA DENTRO DE CUBA UNA VEZ MAS CONFRONTA, BE SAFE AMIGA
Ayer 20 de julio de 2017 la activista de Estado de Sats y del Foro por Derechos y Libertades fue arrestada arbitrariamente por un agente de civil de la segur...
YOUTUBE.COM
LikeShow more reactions
Comment

HISTORIA DE UNA RASTRA SALVADORA EN LAS ENTRAÑAS DE UNA CUBA COMUNISTA


LA RASTRA IMPACTANDO LA ZONA FRONTERIZA DE LA BASE NAVAL USA-GUANTANAMO (1969).

Recreación de La Rastra
Foto Google Internet

El Círculo Rojo en el plano por donde se desvió
La Rastra para impactar la cerca de peerles
El Círculo Rojo indica por donde se desvió
La Rastra en las afueras del poblado de Caimanera-
Bahía de Guantánamo.
Estrellita Carvajal
Foto El nuevo Herald
CUBANOS HUYENDO EN EL INTERIOR
DE UNA RASTRA HACIA LA BASE NAVAL DE GUANTANAMO (1969).

Manuel Prieres

La Rastra se acercaba a la bifurcacion del terraplen donde se dividia hacia El Deseo o hacia Las Salinas y de fondo la majestuosa Bahia de Guantanamo.

La hora de la verdad habia llegado. O hacia la Planta de Salinizacion en las afueras del histórico poblado de Caimanera, o salirse del terraplen, tomar a la derecha, y desplazarse por la Pista Salada hasta topar con la cerca de Peerles fronteriza.

Rene, el conductor de la Rastra, no lo penso dos veces. Giro el volante a la derecha y aplico el acelerador. Se salio del terraplen; primero la Rastra vibro varias veces por una parte accidentada del terreno, pero estabilizandose finalmente. Y enfilo por la Pista Salada hacia los manglares.

La Rastra ya convertida en un bolido, practicamente lo que iba dejando en su loca carrera era una enorme estela de polvo que hacia imposible descubrirla a los que iban quedando atras. Solamente se hacia visible para los que estuvieran delante.

Los soldados fronterizos destacados, atras, en las Salinas de Caimanera, habian rapidamente adivinado las intrepidas intenciones de los de la Rastra, y se aprestaban a entrar en accion.

A esa misma hora, otros fronterizos que a esa temprana hora se desperezaban en los altos de sus torretas de viligancia, no podian explicarse lo que estaban viendo con sus mustios ojos: la formidable polvareda que parecia dirigirse hacia ellos.

Por un instante no sabian que hacer, hasta que uno de ellos cogio sus binoculars (made in URRS) y comenzo a escrutar aquel fenomemo que se les encimaba.

__!Es una Rastra que viene para aca!, dijo uno de ellos.

Al momento, un nutrido tiroteo proveniente de la propia direccion que traia la Rastra, dio respuesta a la Posta Fronteriza.

__Nuestra gente de las Salinas los vienen persiguiendo.

La Rastra convertida en una centella penetraba en el area de los manglares; ya la Pista Salada se hacia mas estrecha y RENE y RAMON ,sus conductores, veian muy cerca los manglares tanto a un lado que a otro, De acuerdo a lo planeado, RENE se pego al lado izquierdo de los manglares. La polvareda, atras, impedia la visibilidad de los que le perseguian.

Los disparos eran muy nutridos, pero hasta el momento no habian hecho impactos graves en el Mastodonte mecanico.

Ramon y Rene sintieron como los disparos se multiplicaban. Se escuchaban mas fuertes y provenientes esta vez desde el frente, mas bien hacia el lado derecho. Ahora si ya los proyectiles tocaban a la Rastra.; aunque todavia no habian dado en el vidrio de la cabina. Fue entonces que Ramon levanto la ametralladora San Cristobal (de fabricacion dominicana en tiempos de Trujillo) por el lado de la ventanilla y comenzo a apuntar. Mas o menos tenia idea de donde provenian los disparos del frente. Afino la punteria, coloco el indice, de los dos gatillos, en el de rafaga y apreto.

La cabina de la rastra se ilumino con los destellos de las rafagas, los casquillos comenzaron a caer por todos lados; el olor a polvora parecio enardecer mas a nuestros personajes. Ramon no dejaba de apretar el gatillo de rafaga de su ametralladora, hasta que comprobo que el peine estaba vacio. Rapidamente coloco otro magazin lleno y disparo hacia la torreta. La San Cristobal dentro de la cabina, al ser disparada en rafaga producia un ruido infernal, ensordecedor.

Los fronterizos de la torreta de vigilancia, por su parte, al recibir las descargas de Ramon, solo atinaban a cubrirse. No estaban acostumbrados a recibir de su misma medicina: plomo.

Ramon descargaba y cargaba la ametralladora. Rene mantenia el pie hundido en el acelerador, mientras apretaba con todas sus fuerzas el volante de la rastra. Ya el vehiculo a todo gas llegaba ante aquella muralla de alambres que les salia al paso, y no aplico los frenos, eso era suicida, sino que saco el pie del acelerador y comenzo a maniobrar con el volante. La Rastra embistio a la alambrada, y esta resistio debilmente a aquel meteoro mecanico.

Rene aplicaba ahora si los frenos y los soltaba. Accionaba cambios en la caja de transmision para producir la comprension salvadora y no volcarse. De nuevo los frenos, los aplicaba y los soltaba. La Rastra empezaba a perder velocidad. Ramon y Rene veian, algo distante aun, la cerca de peerles norteamericana. La alambrada que habian embestido antes era una puesta por los fronterizos comunistas cubanos.

Inesperadamente la Rastra comenzo a dar saltos violentos. Y el desastre llego. Algunas ruedas delanteras cayeron en algo desconocido pero que detuvo el gigantesco vehiculo.

__!Afuera, Afuera! Ordeno Ramon dentro de la cabina.

Ya la Rastra estaba totalmente detenida y atascada. Las dos puertas del trailer abrianse con fuerza, al tiempo que de su interior comenzaban a salir despavoridas personas reflejando en sus rostros el miedo y la confusion a lo desconocido; muchos gritaban con desesperacion, dirigiendose a como les daban sus piernas hacia a donde pensaban estaba la cerca de Peerles norteamericana. Una mujer con una hija menor quedaba en el suelo herida sin poder seguir, su otra hija se la habia dado a un amigo para que intentara por lo menos cruzarla aunque ella se quedase con la otra en territorio comunista.

Y fue cuando comenzo el infierno: desde la torreta de vigilancia, llena de impactos de la San Cristobal de Ramon en su estructura de cemento pre-fabricado y levantada a varios metros de altura que le permitia dominar un vasto territorio, cayo sobre la Rastra detenida una lluvia de proyectiles que silbaban demoniacamente sobre las cabezas de los que huian hacia la cerca Americana. En los primeros instantes cayeron varias personas heridas.

Ramon se lanzo decididamente con su ametralladora y sus granadas dentro de aquel mismo hueco donde desafortunadamente habian caido las ruedas de la Rastra. En su cintura, la cartuchera de lona para magazines de ametralladora.

Ramon conminaba a sus amigos que lo dejaran solo en el hueco. Que escaparan hacia la cerca de Peerles americana.

__!De eso nada! _Le dijo uno de ellos. !No te dejaremos solo aqui!

Ramon riposto: __Es necesario que ayuden a cruzar a esa gente.

__Que Raul y Antonio se vayan con ellos, yo me quedo contigo-Lleno de emocion le grito Roberto.

__Bien. Que no se hable mas. !Que asi sea!

Ramon y Roberto, en el interior de la trinchera y teniendo como casco protector la estructura que componia el trailer atascado, eran presas de una especie de euforia guerrera que los hacia gritar, maldecir, disparar y lanzar granadas.

Los fronterizos habian empezado a avanzar por el lado derecho disparando en forma que sus proyectiles fueran a dar hacia los manglares los que no se estrellasen contra las paredes del trailer o la tierra de la trinchera donde habia caido la Rastra.

Aquello era un campo de batalla. Decenas de AKA-47 vomitaban rafagas hacia donde estaban parapetados los audaces resistentes. Los fronterizos comunistas ya contabilizaban algunos de los suyos caidos en la tierra de vegetacion costera. Roberto que habia lanzado una granada que se quedaba corta al estallar, y al intentar incorporarse para ver a donde lanzar otra con mejor punteria, dos balas hacian contacto en su cabeza, viendo Ramon como su amigo caia pesadamente de bruces, a su lado, sin proferir una palabra, y con la cabeza macabramente destrozada, saliendosele la masa encefalica por un profundo boquete en la boveda craneal.

Ramon comprendio que habia llegado la hora para el. Coloco otro peine a la San Cristobal, posiblemente el ultimo, y apreto una vez mas el gatillo, pero ahora el de tiro a tiro. Penso en Matilde, su novia ya en Estados Unidos, y que no la iba a ver mas; de su rostro tiznado de polvora, tierra y salpicado de pedazos de su amigo, brotaron lagrimas antes de recibir los impactos de las balas enemigas de cubanos. Con el pecho, los brazos y las piernas impactados de plomo, brotando sangre a borbotones, caia Ramon Martos. Inexplicablemente ni una sola bala habia tocado aquel rostro apuesto, palidecido conmovedoramente con la llegada de la muerte.

(Tomado de las paginas 92 a 96 del libro-novelaSenderos de Rocio y Sal de la autoria del Manuel Prieres).

Estrella Carvajal
foto El Nuevo Herald

Nota: Estrella Carvajal, hija de Estrella Riesgo, exhibiendo en sus manos una foto de ella cuando tenia la misma edad de Elian Gonzalez Broton en tiempos que la cruzaron por la frontera de Guantanamo y llegar a la libertad. Foto tomada de un reportaje del Nuevo Herald el 8 de diciembre de 1999 por el periodista Joaquim Utset. Estrellita Riesgo tuvo mas suerte que Elian porque su caso fue en tiempos de Richard Nixon en la Casa Blanca y no se permitio entonces que ella regresara a la sombra del comunismo a pesar que su padre, comunista de la Marina revolucionaria, hizo ingentes esfuerzos para lograrlo.

Eran otros tiempos.