viernes, 13 de mayo de 2011

PART IV - GOLPE MAESTRO COMUNISTA EN CUBA 1925 - 1962


Blas Roca

REVISEMOS LA EXPERIENCIA CUBANA

CUBA: Golpe Maestro Comunista 1925-1962

por Manuel Prieres

CUARTO DE UNA SERIE DE CUATRO

Se cerró el Nudo Gordiano (IV)

Prólogo:

El marxismo parte de una visión filosófica la cual afirma que no es la conciencia de los hombres lo que determina su existencia; sino, al revés, que su existencia social determina su conciencia. Esto evidencia por qué presenciamos con estupor cómo a través de la historia el comunismo le ofrece a los menesterosos la posibilidad de obtener la "Piedra Filosofal" por medio del soborno social dentro del lenguaje revolucionario.

Nuestra república de Cuba, a sólo veinticuatro años de existencia, estaba imposibilitada de prever la verdadera magnitud de aquel hecho cuando la fundación del Partido Comunista -Sección cubana de la Tercera Internacional- en 1925. Nadie estaba apto para avizorar la sombría y pavorosa Escuela Política que se avalanzaba apetente sobre nuestro inmaduro país.

1925-1962. Desventurado ciclo que engendró aquel golpe maestro comunista llevado a cabo en nuestro país producido con la ciencia y la precisión de esos conspiradores profesionales regados por doquier.

________________

CUBA, primero de enero de 1959: Fulgencio Batista había huido y la revista Bohemia se aprestaba a confeccionar tres números extraordinarios donde se realizaría el periodismo más parcial que se recuerda en los anales del periodismo cubano con relación al advenimiento de los guerrilleros al poder. La portada del primer número extraordinario de la revista Bohemia hablaba por sí sola: el rostro barbudo de Fidel Castro en uniforme de campaña, con fusil de mira telescópica y un pie de grabado con la impactante leyenda: "Honor y Gloria al Héroe Nacional". (De dicho primer número extraordinario se venderían 1 millón de ejemplares en toda Cuba.)

Cuba entraba en una nueva etapa de su historia con la relampagueante transferencia de un 31 de diciembre batistiano a un 1ro. de enero fidelista.

Era, en suma, el inicio -que continuando por los subsiguientes 30 meses- del golpe maestro final comunista en sus planes de apoderarse de Cuba (1925-1962). El Nudo Gordiano lo iría apretando Fidel Castro.

El plan bien sencillo: mientras Bohemia y otros medios de comunicación se excedían en hacer apología de todo lo que oliese a guerrillero y, como consecuencia, la atención del país -desde San Antonio a Maisí- era dirigida hacia todo lo que tuviese de épico la revolución triunfante. Recordamos en ese sentido, a Camilo Cienfuegos cortándose su larga cabellera en una barbería de barrio; o a Fidel Castro con el traje de pelotero y lanzando la primera bola en el Parque del Cerro; o aquellas desgarradoras fotos en la prensa cuando Fidel Castro le hablaba al oído al moribundo teniente Chinea que había tomado la trágica decisión de suicidarse por la desaparición de unas armas.

Mientras los "vivos" del momento hacían su "agosto" componiendo canciones, marchas, himnos, lemas, etc., y hasta vendiendo millares de fotos de los líderes barbudos santificándoles con la aureola sobre sus cabezas.

Mientras los medios daban gran cobertura a la destitución del presidente Urrutia Lleó en el golpe de estado más sui géneris del mundo al utilizarse en vez de tanques...pantallas de televisión. Mientras Fidel Castro, desde un poblado cercano a Santiago de Cuba, designaba el Primer Gabinete de la Revolución, a la vez que le insinuaba socarronamente a Carlos Franqui que dicho civilista Consejo obedecía únicamente al interés de él de tranquilizar a los americanos y ganar tiempo. (¿Recuerda el lector a los hombres que conformaron el primer Gabinete de la Revolución?: Manuel Urrutia Lleó, Roberto Agramonte, Armando Hart Dávalos, Cepero Bonilla, Miró Cardona, Luis Bush, Manuel Fernández, Angel Fernández, Manuel Ray, Faustino Pérez y Julio Martinez Páez).

Mientras la prensa informaba del incidente producido por el Directorio Estudiantil Universitario lidereado por Rolando Cubelas y Faure Chomón, quienes se negaban a entregarle el Palacio Presidencial y el cuartel de San Antonio y gran cantidad de armas a Camilo y al Ché (Camilo queriendo tirarle varios cañonazos al Palacio), y como consecuencia tuvo que intervenir el propio Fidel Castro con aquella famosa pregunta por la televisión: ¿Armas, para qué?

Después, los cubanos se estremecían con la noticia de la desaparición de Camilo Cienfuegos...

Mientras todo esto ocurría en una Cuba seducida y emborrachada de revolución, el Partido Socialista Popular (PSP) trabajaba a todo tren en su labor de zapa, incluso antes del mismo 1ro. de enero de 1959. Ya en algunos círculos de dirigentes guerrilleros al PSP se le señalaba -parte en broma y parte en serio- como el "administrador de la revolución".

Algunos de los comunistas y neotrotskistas dentro de la revolución serían éstos: Raúl Castro en la jefatura de las fuerzas armadas revolucionarias; Osvaldo Sánchez asesorando a la Seguridad del Estado; Ernesto "Che" Guevara en la diplomacia internacional; los hermanos Escalante, Blas Roca y Carlos Rafael Rodríguez en lo ideológico, lo económico y la creación de las Milicias Populares; Juan Marinello en lo académico; David Salvador, Lázaro Peña y otros en lo sindical; Edith García Buchaca en lo cultural, Carlos Franqui responsabilizado con los medios de información y su brazo cultural (neotrotskista) Lunes de Revolución a cargo de Guillermo Cabrera Infante, Pablo Armando Fernández, Heberto Padilla y José Alvarez Baragaño.

De manera que la labor de zapa del PSP produciría jugosos dividendos, pues ya en enero de 1960 llegaba a Cuba el soviético Anastas Mikoyán y su way of life bolchevique cargado de exposiciones industriales, agronómicas y culturales; cine y literatura, así como la prematura creación en 1960 de la JUCEPLAN (Junta Central de Planificación), que aunque aparentemente estaría presidida por el guantanamero Regino Boti Jr., lo cierto era que la asesoría y el control quedaba bajo checoslovacos y soviéticos.

Por su lado, el Ché Guevara se entregaba de lleno a la tarea de hacer proselitismo marxista entre los bisoños comandantes rebeldes; al tiempo que los Hnos. Escalante se apresuraban en crear las Escuelas de Instrucción Revolucionarias (léase escuelas para formar los futuros miembros del Partido Comunista cubano), Lázaro Peña y sus correligionarios implantarían los maoístas "fis-minutos" de ejercicios físicos en los centros laborales, así como el capitán Antonio Nuñez Jimenez a cargo de la dirección del INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria) una especie de cíclope agrario colectivizante.

A continuación la relación de los 24 hombres y una mujer miembros de la Dirección Nacional de las ORI (Organizaciones Revolucionarias Integradas) autores intelectuales y materiales de la comunización de Cuba: Fidel Castro, Raúl Castro, Ernesto "Ché" Guevara, Osvaldo Dorticós, Blas Roca, Carlos Rafael Rodríguez, Aníbal Escalante, Severo Aguirre, Flavio Bravo, César Escalante, Joaquín Ordoqui, Lázaro Peña, Guillermo García, Emilio Aragonés, Augusto Martinez Sánchez, Faure Chomón, Ramiro Valdéz, Haydeé Santamaría, Manuel Luzardo, Ramón Calcines, Juan Almeida, Armando Hart, Sergio del Valle, Osmani Cienfuegos y Raúl Curbelo.

El Nudo Gordiano rojo se cerraba inevitablemente alrededor de los cubanos. El ciclo 1925-1962 estaba triunfalmente concluído.

FIN